El Palacio Barolo

El Palacio Barolo (también llamado Pasaje Barolo o Galería Barolo) es un edificio de oficinas ubicado sobre la Avenida de Mayo, en el barrio de Monserrat, en Buenos Aires, Argentina. Fue diseñado por el italiano Mario Palanti e inaugurado en 1923,  en un caso de auténtico concepto integral.

La construcción para su época fue una gran innovación por el uso artístico del hormigón armado dentro de un peculiar estilo ecléctico (llamado por muchos “romántico”) con reminiscencias del gótico y especialmente del arte islámico de la India.

El Barolo se inscribe dentro de corrientes como el art nouveau o el art decó, pero se trata en realidad de una pieza única en su tipo, realizada en un estilo propio cultivado por Palanti.

Motivado por la admiración que profesaba por AlighieriPalanti diseñó el edificio como un Danteum, es decir, una construcción que sigue alegóricamente el ordenamiento de la obra máxima de Dante. La división general del Palacio sigue la estructura del libro. Por eso, tiene tres partes: Infierno, Purgatorio y Cielo,​ cuyo faro representa al Empíreo el punto más alto del Cielo, la luz divina, la presencia misma de Dios.

La estructura tiene 100 metros hasta la punta del faro, mismo número de cantos del poema. El edificio se divide en dos cuerpos, con 11 oficinas por bloque en cada uno de los niveles; 22 son los pisos, al igual que las estrofas de los versos de la Divina Comedia. El plan del edificio y su distribución se hicieron sobre la base de la sección áurea y el número de oro, proporciones y medidas de origen sagrado. Para Palanti, el número de oro estaba cifrado en el poema de Dante.

En el pasaje central, el palacio cuenta con 9 bóvedas de acceso que representan al infierno. Las 9 bóvedas contienen inscripciones en latín, y se pueden distinguir catorce citas que pertenecen en total a nueve obras distintas, manteniendo así, el número que se repite a lo largo de la Divina Comedia. Los ascensores del edificio son nueve y dos de ellos se encuentran ocultos).

Cuando se llega al piso 4, parte de la sección destinada al Purgatorio, dedicando dos plantas a cada uno de los niveles o 7 terrazas que nombra el autor en su obra. La decoración cambia drásticamente. Ya no se pueden ver animales. Pero sí hay otras bestias. Ya en el piso 14, el último del Purgatorio, hay más luz natural y la decoración es minimalista. Para llegar al Paraíso el  acceso se realiza a través de una estrecha escalera que permite el paso de sólo una persona. El Paraíso se extiende desde la planta  15 a la 22, tiene 8 pisos, por los 8 cuerpos celestes del sistema solar.

El Palacio Barolo, es un edificio codificado en clave literaria, esotérica y astral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *